miércoles, 15 de enero de 2014

Bioshock Infinite (casi) un año despues

A final de cada año hay listas, es una verdad de la vida: Lo mejor del año, lo peor del año, los mejores álbumes, las mejores películas, etc. Es inevitable que cada medio tenga sus propias listas en su prensa especializada. En el caso de las listas de videojuegos del 2013, la mayoría de sitios, periodistas y youtubers comparten en ellas esos juegos que sabíamos que iban a estar; Juegos como Super Mario 3D World, Grand Theft Auto V, Tomb Raider, Assasin’s Creed IV, The Last of Us y Bioshock Infinite entre otros.

El caso de este último, de Bioshock Infinite, es muy particular, ya que tras su exitoso lanzamiento, en que la gran mayoría de publicaciones se apresuraron a darle notas excelentes (incluyendo varios 10/10), comenzó a sufrir rápidamente un backlash bastante fuerte, no porque el juego no fuera bueno, sino porque no era tan genial como se supone que sería. Se atacó su historia, su sistema de juego y algunos llegaron al extremo de acusar al juego de ser racista.

No son pocos los que, incluyendo el juego entre los mejores del año, mencionaron este fenómeno y se lanzaron a su defensa. Yo, que por lo general estoy del lado de la razón y la argumentación, bien debería estar ahí con ellos ante las hordas de fanboys furiosos... pero no lo estaré, de hecho, vengo es a justificar las razones por las que creo que Bioshock Infinite no debería estar considerado como uno de los mejores del 2013.


Ustedes bien saben que amo el primer Bioshock y he escrito largo y tendido sobre él. Me enamoré de Rapture, no solo por la gran historia que encerraba esta fallida ciudad utópica, sino por sus laberínticos y explorables mapas, que tanta diferencia marcaban de otros juegos de disparos en primera persona contemporáneos y las encarnizadas batallas contra los perturbados habitantes de este mundo. Es un juego excelente que sólo flaquea a causa de su final. Cuando vi anunciado Bioshock Infinite, que se desarrollaría en una preciosa ciudad en medio de las nubes en lugar de una sumergida, me llene de emoción y esperanzas al igual que millones de jugadores alrededor del mundo. Las expectativas fueron enormes desde el primer momento y solo aumentaban con cada segundo que pasaba durante los tres años que pasaron desde que supimos de sus existencia hasta que por fin llegó a las tiendas.

Una vez tuve en mis manos el juego (uno de los pocos que he comprado el mismo día que apareció) comencé a jugarlo de inmediato (algo casi nunca hago) y lo disfruté enormemente! Es un gran juego! que no quepa duda de eso! pero no es tan grandioso como el primer Bioshock y gran parte de su potencial esta desperdiciado.

Y gran parte de ese potencial se llama Columbia.


Como siempre, voy a asumir que si están leyendo esto, ya jugaron el juego hasta el final y conocen los secretos que oculta su desarrollo, así que este artículo va a estar...

LLENO DE SPOILERS...

Se que sobre esto se ha escrito y hablado hasta la saciedad, pero la primera media hora de juego (más o menos) es maravillosa. La escena en la que se nos presenta Columbia y damos nuestros primeros pasos por la ciudad cumple a la perfección la tarea de darnos a conocer el mundo en el que vamos a pasar el tiempo de juego mediante inscripciones en las paredes, charlas casuales de las personas, una feria, un desfile y hasta el estilo arquitectónico nos hablan muchísimo sobre esta ciudad flotante. Tras este pequeño tour conocemos sobre al apogeo que vive, su fanatismo religioso, su adoración hacia los padres fundadores y la figura de Comstock, el racismo de sus habitantes y los extraños sucesos con portales (ademas de dejar claro que no hay algo bien al poner en boca de un cuarteto de principios del siglo pasado una canción de los 80’s). Es una muestra de una gran habilidad narrativa...


... que se pierde casi del todo cuando el juego se convierte en una secuencia de batallas una tras otra.

A medida que sigue avanzando el juego, vamos encontrando menos y menos escenarios como el de la introducción (aunque afortunadamente podemos gozar de la estupenda secuencia en Monument Island donde se nos presenta la historia de Elizabeth a través de los despojos de los experimentos que han hecho con ella) hasta que las batallas llegan a ocupar todo el juego.

No, esto no esta mal, para nada, después de todo este es un juego de disparos en primera persona, los disparos son los que tienen que primar en su desarrollo; El problema reside en que el sistema de batalla, aunque entretenido, no llega a ser tan estratégico y divertido como en los anteriores juegos de la saga. Si, en el primero pasamos la mayor parte del tiempo disparando, pero hay diferentes aproximaciones al combate, que requiere incluso la selección del tipo correcto de munición para ciertos enemigos, la variedad de armas, la posibilidad de hackear las torretas, hacer que las cámaras de seguridad reconozcan a los enemigos, unir un “Big Daddy” a nuestro equipo y hasta modificar las estaciones de curación para que los enemigos se lastimen cuando vayan a curarse. Todo esto sin contar las mismas batallas contra los Big Daddys que son totalmente opcionales y conllevan un gran riesgo, pero dan grandes recompensas.

Pero en “Infinite”, toda aproximación consiste básicamente en lanzarse en medio de las balas y disparar, disparar y disparar. Los “gears” no agregan mucha estrategia ni posibilidades de planeación y los “Vigores”, por más variedad que parezca que aportan, en realidad se pueden dividir en poderes de ataque y de stun, de modo que un jugador se puede “casar” con un par de vigores y usarlos por el resto del juego sin perderse de nada. El problema, creo yo, reside en que el sistema de combate se simplificó demasiado. La adición del escudo auto-recargable, la desaparición de los botiquines activables y el límite de armamento (solo podemos cargar dos armas en un momento determinado) lo hacen mucho más similar al resto de FPSs que saturan el mercado, a la vez que lo vuelven más monótono y repetitivo. La polémica que surgió cuando se presento la portada del juego por primera vez (escribi sobre esto aqui) nos lleva a pensar que estos cambios se debieron a un intento de ser más accesible al público.


Algunos elementos novedosos del sistema, como las batallas en los rieles aéreos y la posibilidad de “invocar” elementos como armas, ganchos o coberturas para usarlas tampoco aportan mucho. Los rieles no están presentes en todos los escenarios, y aunque los momentos en ellos pueden resultar emocionantes por lo rápidos que resultan, en general las batallas de este modo resultan menos precisas y más caóticas, y los rieles terminan siendo usado para escapes rápidos, mientras que los elementos traídos a través de los portales no son más que algo estético para vincular las batallas al tema de dimensiones alternas del juego, pero en verdad daría lo mismo que estos estuvieran disponibles sin activarlos, ya que aunque solo se puede activar un portal a la vez, no hay penalización por activar otro después, haciendo el sistema totalmente intrascendente.

Aunque, insisto, a pesar de que a veces todo esto se hace muy repetitivo, no es tedioso... la mayor parte del tiempo, ya que hay algunas batallas, especialmente contra la “sirena” y la batalla final contra las tropas del Vox, que parecen alargarse hasta el infinito, llenas de enemigos que son esponjas de balas y cuyos elementos únicos como los rivales que reviven o el uso del Songbird para atacar, le añaden tensión y complicación en lugar de nuevas posibilidades hagan más divertida la situación.



 Cambiemos de tema.


La historia de Bioshock Infinite es muy interesante, pero sentía los constantes enfrentamientos como un obstáculo en mi camino de descubrirla en lugar de ser el desarrollo de ella, como ocurre en otros juegos (si, incluso algunos Call of Duty hacen mejor trabajo contando su historia a través de los incesantes disparos que este juego). Pero quiero dejar en claro que el sistema en si no es malo, puede ser muy entretenido, solo que no encaja con lo que pretende ser el juego. Verán, los escritores del juego fueron muy ambiciosos al tratar de contar la historia de dos personas que tratan de huir juntas mientras descubren la verdad sobre si mismas en un mundo que toca temas sobre fanatismo ideológico (tambien escribí un artículo sobre la obsesión religiosa y patriótica de los habitantes de Columbia), racismo, lucha de clases, rebelión y, más curiosamente, física cuántica y dimensiones paralelas. Son demasiados frentes que luchar, y en consecuencia, la trama resulta un poco caótica y ninguno de sus interesantes aspectos es trabajado con el cuidado que merece, resultando en una gran cantidad de huecos en la trama.

Mientras tanto, el juego deja ver un atisbo de sistemas que sí podrían reconciliar la trama con el juego; En los primeros minutos se nos da la posibilidad de comprar un item que nos restaura la salud a un hombre, se nos da la posibilidad de robar un item de una tienda y en otra sección del juego somos atacados por los civiles si decidimos tomar un item y seremos dejados en paz si no lo hacemos. Todos estos son elementos podrían aprovecharse divinamente en la narrativa, pero no vuelven a ser usados ni una sola vez durante el resto del juego mientras que otras como la recolección de ganzúas para que Elizabeth abra puertas cerradas, es completamente irrelevante y se usa incesantemente (después de todo, estos items supuestamente secretos no son difíciles de localizar, pues la misma Elizabeth nos avisa cuando hay uno cerca, y dado que hay muy pocos escenario en el juego a los que podemos devolvernos, no tiene mucho sentido).

Pero algo curioso pasa con otra mecánica. En unos pocos momentos del juego nos vemos forzados a hacer una elección: Entre arrojar una bola para golpear a una pareja interracial o a otro personaje, entre regalar a Elizabeth un collar con una jaula o un ave y en la forma en que respondemos a un hombre al que le queremos comprar un tiquete de zeppelin... No importa lo que decidamos, esto nunca afecta el juego aparte de alguna diferencia estética (por ejemplo, cambia la raza de la persona que te entrega cierto gear). Por que curioso? porque el tema central de la historia es precisamente la elección y consecuencia, es más, toda la trama puede interpretarse como un experimento de los Hermanos Lutece sobre los cambios entre dimensiones a causa de elecciones diferentes. El que nuestras elecciones en el juego no tengan consecuencia alguna resulta bastante extraño tomando esto en cuenta... o es una especie de metacomentario al respecto? no se.


Y ya que he comenzado a mencionar la trama, metámonos de lleno en ese tema.

Comentar la trama de este juego no es tarea facil, como no es la de ninguna historia que involucre temas de viajes en el tiempo, universos infinitos y física cuántica por más básica que sea. Estas historias estan llenas de situaciones imposibles que muchas veces resultarían en paradojas, alteraciones espacio temporales imposibles y una cantidad de... en fin, es complicado señalar posibles huecos en la trama cuando estan en juego elementos tan teóricos, que cada autor ha resuelto de manera diferente. Los fanáticos de Doctor Who y Back to The Future saben bien a que me refiero.


Por eso no quiero escribir sobre esta clase de posibles “fallas” de la historia, pues nos sumergiríamos en un debate sin fin en los comentarios (la fusión de universos que realiza Elizabeth varias veces es especialmente problemática y deja mucho a la imaginación de los jugadores), pero hay momentos en torno a los que mi cabeza sigue dando vueltas, a veces sin encontrarles razón de ser, a veces por estas forzados de formas realmente descaradas. El principal de estos momentos es la revelación final del juego y que resulta ser la columna vertebral de toda la trama, cuando nos damos cuenta que Booker y Comstock son la misma persona. En retrospectiva todo tiene sentido: Elizabeth como la hija de Booker, el sangrado de la nariz, las razones por las que Comstock decía haber estado en Wounded Knee y... eso es todo? en serio? Puede que tras esta revelación se entienda el significado las secuencias de bautizos (incluyendo el “bautismo” que acaba con el Songbird) o frases como ”El hombre es a la vez santo y pecador”) y el tema sobre “las elecciones” y su relación con la infinita cantidad de universos, pero en realidad no hay nada en la narrativa que apunte a ello y al reflexionar al respecto me di cuenta que es un giro forzado y poco creíble.

Los escritores se tomaron muchas libertades para poder explicar esto. Ya que mostrar a Comstock físicamente igual a Booker hubiera arruinado la sorpresa (y creado muchas complicaciones argumentales cuando “otro Comstock” apareciera en Columbia), se ingeniaron que su exposición a los portales lo hizo envejecer prematuramente, también que esta misma razón lo hizo estéril y por eso busco una hija en otro mundo, pero sorprendentemente, esto solo le ocurrió a él, ni siquiera, Rosalind, Fink o su hermano, que estuvieron en constante contacto con otras dimensiones sufrieron los mismos efectos, lo cuál deja ver que no fue más que una forma forzada y perezosa de explicar una situación. Finalmente, ni siquiera el personaje de Comstock está bien explicado. En el final nos explican que en su universo, Booker, atormentado por sus terribles acciones, buscó la religión, pero rechazó el bautismo cuando se dió cuenta que nada cambiaría, pero en un universo en que lo aceptó, se cambió el nombre a Zachary Comstock y se volvió extremista, pero no vemos realmente los orígenes de su extremismo, que lo llevó por ese camino? como conoció a Rosalind Lutece? no hay nada que vincule realmente al hombre que es Comstock en el momento del juego con el que es Booker. Esto es algo que en manos de un buen escritor hubiera sido oro, simples frases de Booker contando a Elizabeth que el un día también buscó la religión, o que comprendía que podía llevar a un hombre a actuar como Comstock hubieran dotado a todo esto de un poco de necesitada profundidad y trasfondo.


Hay más elementos de la trama que me molestan: Por que Elizabeth no huía de Monument Island usando sus portales? vemos que puede abrirlos sin problema en ese lugar (Editado: este punto ha sido controversial en los comentarios, algunos afirman que el "syphoon" le impedia abrirlos, y que ella en un momento dice que en realidad temía huir), ademas, porque no fue adoctrinada desde niña para pertenecer al culto de Comstock? ella ni siquiera sabía que él era su padre!? Por que Songbird carece de trasfondo? es uno de los diseños más geniales de esta historia y hay muy poco sobre él. Por qué existen los Vigores en Columbia? prácticamente son plasmidos y Fink se inspiró en las creaciones de Rapture para crearlos, pero no solo no deberían existir allí científicamente hablando (En Columbia no hay Adam ni se explica que habría podido reemplazarlo) sino que no tienen sentido temáticamente en el juego, están allí simplemente porque el juego se llama Bioshock...


OK, suficiente, creo que ya me desahogue bastante, y es que a pesar de toda mi crítica contra Bioshock Infinite, la verdad es que lo disfruté bastante, amo este juego, y lo crítico tan fuertemente es por eso mismo, porque me hubiera gustado que fuera aún mejor, que el próximo juego sea mucho mejor. Recuerden que nunca dije que el juego fuera malo, ni siquiera creo que sea malo, simplemente que, a causa de todo esto, no lo considero material para ser considerado tan ampliamente como un juego 10/10.

Ahora, están de acuerdo con todo este palabrerío? no lo estan? espero sus comentarios.

miércoles, 8 de enero de 2014

TOP 15 de las mejores películas del 2013

Por fin! me tomó muchos años meses semanas días, pero finalmente terminé de listar mis quince películas favoritas del 2013. No fue facil, el año pasado se estrenaron muchas películas que me gustaron y fue bastante difícil reducirlas a solo 15, me dolió dejar por fuera del listado filmes que me gustaron tanto como Elysium, Zero Charisma, Captain Phillips, The Conjuring o incluso The Hobbit: The Desolation of Smaug, que sorprendemente me gustó mucho, todo lo contrario a su aburrida primera parte.

Antes de que me regañen, si, se muy bien que hay películas en esta lista que fueron estrenadas en el 2012, sin embargo estas películas no recibieron su estreno mundial (o al menos aquí en Colombia, o al menos aquí en Pereira, Colombia) hasta entrado el 2013, así que las cuento como películas de el año pasado. OK? listo, con eso claro, comencemos!


15. PRISONERS



Según los trailers este iba a ser un drama típico sobre la desaparición de una niña, con Hugh Jackman como el desesperado padre y Jake Gylenhall como el desesperado policía a cargo de la investigación. Pero que enorme sorpresa me llevé al encontrarme con una película que combina perfectamente varios sub-géneros policiacos y de misterio, con personajes grandiosos y perfectamente detallados, subversión de clichés que damos por sentado y muchos giros y revelaciones en una trama muy, muy bien pensada que cuando pensamos que tenemos resuelta, se complica más y más.


14. THE WORLD’S END



Edgar Wright es uno de mis directores favoritos. Me encanta la forma en la que sus películas se referencian a si mismas, como trabaja con la predeterminación de sus hechos, de modo que el desarrollo de sus films siempre sean reflejo de hechos pasados dentro del mismo film. Con The World’s End lo usa para tratar temas tan dramáticos como el alcoholismo y la incapacidad de aceptar los errores con una perfección cómica impresionante. Aunque me parece la “menos mejor” de la trilogía del Cornetto. Es una película impresionante, con la mejor actuación de Simon Pegg y Nick Frost hasta la fecha.


13. IRON MAN 3



Tony Stark es un gran personaje que puede ser divertido, dramático y hasta villano al mismo tiempo, pero solo en esta película, de las cuatro en las que ha aparecido, se aprovecha realmente su potencial. Aquí tenemos grandiosas escenas de acción, una trama que se adapta perfectamente al universo compartido que Marvel Films está tratando de crear y la demostración definitiva que se puede adaptar un comic a la gran pantalla respetándolo pero dotándolo de una identidad propia. La mejor de la trilogía... aunque muchos sigan enojados por cierto giro respecto al Mandarín, a mi me encantó eso.


12. CLOUD ATLAS



Esta ambiciosa película de Tom Twyker y los hermanos Wachowski nos cuenta varias historias de diferentes géneros a través del tiempo interconectadas por actores de lujo y por diferentes temas, pero no personajes, un héroe puede ser un villano en la siguiente, un hombre puede ser una mujer y un negro puede ser un blanco. El resultado es un experimento narrativo que nos habla sobre el destino, el poder de las relaciones humanas y la magia del cine. Ademas, tiene una banda sonora absolutamente espectacular.


11. RUROUNI KENSHIN


Samurai X es uno de mis animes favoritos, y por esa razón tenía mucho miedo de lo que esta adaptación en live action pudiera resultar ser (hemos tenido malas experiencias con adaptaciones de anime/manga a cine antes). Pero esta película resultó ser tremenda superproducción de época que no solo respetaba a los personajes, sino que no necesitaba su fama previa para ser genial. El gran diseño cinematográfico recrea la era de la restauración como en las mejores películas de ninjas y samurais, pero agregando emocionantes secuencias de acción que nada tienen que envidiar a las del anime.


10. FROZEN



El más reciente musical de Disney es no solo una obra maestra de la animación que nos presenta a unos personajes (y unas canciones) memorables, sino una auto-crítica a las bases narrativas que siempre han identificado a la compañía, rompiendo con las convenciones de los cuentos de hadas como no había hecho ninguna historia desde Shrek (pero con mucha más elegancia). Escribí un artículo lleno de spoilers sobre ella.


9. ARGO



La ganadora del Oscar a mejor película del año pasado es sin duda alguna merecedora de ese honor (algo que no siempre ocurre). Este trabajo de Ben Affleck está basado en uno de esos hechos de la vida real que prueban que la realidad es más increíble de la ficción, con un plan de montar una falsa producción de cine para rescatar a unos americanos de Irán tras la revolución islámica. Llena de momentos de tensión y emoción es a veces casi una película de espías, como un gran capítulo de Misión Imposible.


8. THE LAST STAND



FUCK YEAH! SCHWARZENEGGER! La baja taquilla que obtuvo esta película fue una tremenda injusticia, pues el regreso de Arnold al cine de acción bajo la dirección del gran Kim Jee-Won es tremendo film en que el, un cansado Sheriff de un pueblo en que nunca pasa nada, debe enfrentarse al ejército de un narcotraficante que busca huir a México. Puede no ser tan vistosa como otras películas de acción del año, pero es muy emocionante.


7. EVIL DEAD



La elegí como La mejor película de horror del 2013 en mi blog de cine de terror. Y no es para menos, este ultraviolento film logra presentar el gore como un gran e impactante espectáculo dantesco, capaz de hacer girar el rostro hasta al más valiente. Si, la principal carta de EVIL DEAD es su violencia extrema, y eso está bien, porque a cine no vamos solamente a ver historias, sino a “sentir”, y somos muchos a los que nos gusta experimentar el horror de este modo.


6. WHITE HOUSE DOWN



En un año en el que tuvimos una pésima, horrible, malísima película de la saga Duro de Matar fue agradable encontrarme con una película que llenara sus zapatos; Balas y explosiones dentro de la misma casa blanca y una misión para proteger a una hija y proteger a Obama un presidente. Llena de escenas de acción emocionantes y exageradas, de buen humor y personajes agradables fue probablemente una de mis mejores experiencias en un cine el año pasado. Y me sirvió de inspiración para escribir un artículo sobre la realpolitik.


5. PACIFIC RIM



Escribí una reseña completa sobre este film en Cine de Horror Colombia. Pero el que me este muriendo por conseguir figuras de los mechas y los monstruos de este film para ponerlos posando una pelea épica sobre mi mesa de noche dice suficiente.


4. SPRING BREAKERS



Dos meses después y aún no puedo dejar de pensar en esta película. Escribí todo un artículo sobre ella.


3. GRAVITY



Otra de las experiencias más poderosas que he tenido en una sala de cine. Un triunfo de la técnica del director Alfonso Cuarón y los efectos especiales para contar una tremenda historia de supervivencia mediante un desarrollo que es básicamente una montaña rusa espacial de emociones y suspenso.


2. STOKER



El mítico director Park Chan-Wok hace de su primer trabajo en América una verdadera obra de arte. Manteniendo su colorido estilo visual y un desarrollo pausado tan característico del cine asiático vemos la vida de una chica un tanto extraña tras perder a su padre y recibir en casa a su misterioso pero seductor tio. Aunque las revelaciones del film no son grandes sorpresas, su ambiente de cuento de hadas gótico la dotan de una “belleza sociópata” increible. (Si, yo me inventé lo de belleza sociópata, pero crean que no hay una frase que la describa mejor).


1. DJANGO UNCHAINED



No se si lo saben, pero me encantan los western.
No se si lo saben, pero creo que Leonardo DiCaprio y Christoph Waltz son los mejores actores del mundo mundial en este momento.
Asi que. Si, la me encantó. Es la mejor película del 2013.


Listo, esta es mi opinión. Cuál es la de ustedes? cuales fueron sus filmes favoritos del año? por cual elección u omisión merezco ser crucificado en esta ocasión? espero ansiosamente sus comentarios.

sábado, 4 de enero de 2014

Frozen: Disney contra si mismo (CONTIENE SPOILERS)

Yo, como hijo que soy de los 80’s, crecí con la era dorada de la animación de Disney y películas como El Rey Leon o Aladdin se convirtieron inevitablemente en unas de mis películas favoritas de todos los tiempos. Pero, al igual que todos ustedes, también me vi expuesto a esos clásicos de todos los tiempos como Pinocho, Bambi o 101 Dálmatas y claro, teniendo en casa a dos hermanas menores, también consumí las películas de princesas: Blanca Nieves, Cenicienta, La Bella Durmiente, La Bella y la Bestia, La Sirenita y todas ellas, sin excepción, me encantaron también en su momento.


Todas estas historias de amor, estos músicales de cuentos de hadas, estan fundados en una creencia muy específica: en el amor a primera vista (con la obvia excepción de La Bella y la Bestia, lo cual nos genera cierto problema que no vamos a discutir ahora). En los clásicos, es el encantador príncipe azul que con su valentía y un beso viene a rescatar a una princesa a la que nunca había visto en su vida, y ella (Blanca Nieves o Aurora) inmediatamente queda enamorada él. En Cenicienta bastó una mirada para que el amor efectuará el hechizo, igual que en La Sirenita, Tarzán y Pocahontas. Es esa bonita fantasía romántica del poder del amor, de que estamos destinados a estar al lado de una persona increíble y que junto a esa persona todo es posible.

Por supuesto que no todas las películas de Disney siguen esta fórmula, de hecho, la mayoría de películas de Disney han seguido es a personajes masculinos en sus aventuras, y la gran mayoría de romances en ellas comienzan con una pareja que no se cae bien o que comparten una amistad, pero la idea del Principe Azul y del amor a primera vista está tan arraigada que es considerada un cliché de la compañía, una idea representante de sus valores y la razón por la que la popular línea de princesas Disney es un objetivo común de las críticas de grupos progresistas.


El nuevo siglo trajo una década prácticamente perdida para Disney, en la que falló en crear peliculas y personajes que se mantuvieran en la mente de sus audiencias (o que vendieran suficientes juguetes para niños). Sean sinceros, alguien recuerda con cariño o tiene un juguete de Chicken Little o de Bolt? (tal vez de Stitch... un poco) Alguien fue a cine a ver Las Vacas Vaqueras o Hermano Oso? En fin. Salvados gracias a las excelentes películas de su partner Pixar, la compañía decidió volver a los temas que maneja mejor: Los cuentos de hadas musicales, volver a lo viejo, pero haciéndolo como nuevo, y comenzó con la genial La Princesa y el Sapo, la cual le da un giro inesperado a su fórmula del romance: En esta película no solo no hay un Príncipe azul (ya que, aunque sigue siendo un príncipe, es un Playboy desheredado bueno para nada... aunque de buen corazón, porque las cosas no pueden cambiar tanto), sino que es él quien debe ser salvado por una princesa y cuyo objetivo último de su rol es casarse. Luego siguió Enredados, basado en el famoso cuento de Rapunzel, que a pesar de retomar el romance típico, da mucha más importancia a la aventura, resultando ser más Aladdin y menos La Bella Durmiente, alejandose del cliché de la damisela en apuros que es la base del cuento que le dió origen.



Y así llegamos por fin a hablar de Frozen, que viene siendo la historia más revolucionaria en la historia de las películas de la casa de Mickey Mouse (Y si, antes de ella vino que muy querida Wreck-It Ralph, pero por más princesa que sea Vanellope, no viene al caso... y no es un musical). Espero que ya la hayan visto, porque de aquí en adelante voy a soltar Spoilers, y muchos.

Como ya todos ustedes vieron la película y probablemente aún la tengan fresca en sus recuerdos, no voy a hacer aquí un recuento de su trama, pero si vamos a hablar de sus temas, sus personajes y los giros inesperados de la historia.


La primera diferencia de Frozen con el resto de películas es que ni el eje ni el objetivo de su trama es la relación romántica de una pareja, sino una fraternal entre dos mujeres: Las princesas Elsa y Anna, y aunque si existen dos relaciones de pareja en el film, la de Anna y Hans y la de Anna y Kristoff (vaya, la chica no pierde el tiempo) estas hacen presencia solo para definir el curso de la relación de las dos hermanas. Pero vayamos al principio, con el momento que define lo que será la historia de la película, el cuál no es el accidente que lleva a que Anna olvide los poderes de Elsa o que ella trate de reprimirlos, no, sino a la muerte de sus padres.

Este terrible acontecimiento altera, o más bien, “congela” (pun intended) las personalidades de ambas chicas; Elza, sin las únicas personas que saben la verdad sobre su poder, se queda siendo una adolescente temerosa, reprimida y asocial hasta el día de su coronación, mientras que su hermana Anna, sin poder recibir amor de sus padres ni de su exclusiva hermana se queda atrapada en su niñez, sedienta de afecto y dispuesta a aceptarlo del primero que le ofrezca algo de cariño, en este caso, el príncipe Hans.

El que el príncipe le haya propuesto matrimonio a Anna al poco tiempo de conocerse levantaría sospechas en cualquier historia... que no fuera de Disney, donde parece algo totalmente normal. Es más, pensamos que la negativa de Elsa se debe no a que se oponga a una relación totalmente apresurada sino al miedo de que descubran su secreto y que la divertidísima escena en que Kristoff discute con Anna sobre lo absurdo que es casarse con un tipo al que recién conoce no es más que un gag, una broma de Disney, pues como dice Anna, es Verdadero amor, el amor a primera vista tan característico del universo Disney. Y tiene que ser así! despues de todo vemos que Hans es una persona honorable que incluso en ausencia de Anna busca lo mejor para el reino y no quiere aceptar que la nueva Reina sea un “monstruo”.

Sorpresa!


Oh! Anna, si tan solo hubiera aquí alguien que te amara!

En el giro en la trama más sorprendente de la historia de Disney, resulta que tanto Elsa como Kristoff tenían razón; El compromiso de Anna con el príncipe al que acababa de conocer SI era una locura, que no había forma de que eso fuera verdadero amor, y nosotros caímos en la trampa. Lo fantástico de esta sorpresa son los elementos que la historia usa para llegar a ella, un corazón lastimado con magia, para el cuál la única cura es OBVIAMENTE una muestra de verdadero amor. OBVIAMENTE (porque Disney). Nosotros sabemos que OBVIAMENTE esta tiene que ser la cura, y que mejor muestra de amor que un beso del príncipe? esto fue lo que curó a Blancanieves de su aparente muerte, a Aurora de su sueño eterno y a Tiana y a Naveen de su transformación en sapos (y a Cenicienta de su... pobreza?), así que tirarnos la bomba de que el príncipe era en realidad un malvado villano, en este momento, fue una bomba de doble efecto, Disney rompiendo con sus propias reglas.

Pero esperen! tenemos a Kristoff también! puede que no sea un prìncipe, pero ha demostrado mucho cariño y preocupación por Anna, obviamente TIENE que estar enamorado de ella! Así en el climax de la película vemos a una Anna a punto de morir congelada, con Kristoff corriendo hacia ella desesperado en medio de una tormenta de nieve a darle el beso que la salvará... cuando Anna ve al príncipe a punto de acabar con la vida de su hermana y rechaza la posibilidad de ser salvada para poder salvar a Elsa, muriendo en el acto. Nos la jugaron otra vez! está película nos engañó dos veces! El acto de amor que necesitaba no vino de un príncipe o de un valiente, sino de ella misma hacia su hermana, dejando en la audiencia un mensaje inesperado, que el amor romántico palidece ante el amor por una hermana.


MIND-FUCKING-BLOWN


Claro, Anna revive segundos después (porque Disney), pero la escena fue traumática e impactante (como cierta escena en Pokemon), y claro, al final Anna comparte un beso con Kristoff, pero solo un beso, uno tierno y tímido que demuestra que están comenzando una relación mucho más madura que el apresurado compromiso que ella tuvo con Hans.

Si, todo esto es bastante revolucionario y progresista viniendo de donde viene, pero la cosa no termina aquí, ya que no podemos olvidar a la otra princesa / reina: Elsa, La primera princesa Disney sin una relación romántica de la historia. No solo Elsa queda sin pareja en el film, sino que en ningún momento del film muestra interés formar una (yo en cierto momento pensé que este papel iba a ser para Kristoff), y como podría? con tantos problemas que tiene encima como carajos podemos pensar que iba a estar preocupada por el amor? No, la historia de Elsa se va por otro lado, el de superar los miedos y las restricciones que le fueron impuestos. Este mensaje es bastante directo, no por nada su canción, la canción principal de la película se llama “Libre Soy” (Let it Go en su superior versión en inglés) en la que literal y metafóricamente se libera de las ataduras que no le permitían ser ella misma.



Compadezco a los padres que lleven a sus hijas a ver esta película y que van a tener que comprarles dos figuras de princesas Disney este año (aunque si tienen dos niñas, se van a ver muy tiernas en Halloween) pero también es posible que se vean forzados a responderles algunas preguntas sobre por qué hay príncipes malos y por qué Elsa no tenía novio. Pero eso es bueno! Con este film, finalmente dicen que tal vez el principe azul no exista, que un romance no es algo que surge de la nada y que el amor familiar esta por encima de cualquier enamoramiento.

Bravo Disney, bien jugado, muy bien jugado.