jueves, 10 de noviembre de 2011

Sci-Fi Anti-Capitalista




Destrucción ecológica, sobrepoblación mundial, agotamiento de recursos, odio genocida… el mundo está cada vez más jodido y no sabemos en donde iremos a parar… pero si podemos imaginarlo y para eso está el mundo de la ciencia ficción (o ficción científica, término más adecuado).

El Sci-Fi no es solo sobre naves espaciales surcando el universo; Este también nos ha mostrado toda clase de futuros distópicos que cada vez parecen más posibles, como esa tierra dominada por gobiernos que controlan cada aspecto de la sociedad y no admiten la libertad de opinar (1984, Equilibrium o V For Vendetta) o la raza humana llegando a un final del que se ha mostrado merecedora (Children of Men) o fantasías que nos hablan de los problemas de hoy en día, como la destrucción de la naturaleza en aras del “progreso” (Avatar) o el racismo (District 9).

Porque creen que se desarrolla en Sudáfrica?


Pero hoy quiero hablarles de dos filmes que se han convertido en unas de mis películas favoritas del género porque, aunque pasaron medio desapercibidas por los cines del mundo, tocan y critican fuertemente un tema que está de moda gracias a las crisis económicas mundiales, a la toma de Wall Street y al clima monetario del mundo. Hablo obviamente del capitalismo salvaje.

En la imagen: El clima económico actual

La primera de ella es Daybreakers (que ya en su día reseñe en Cine de Horror Colombia y a la que considere la mejor película de horror del 2010).


Este es un futuro en que los vampiros se han convertido en la raza dominante del planeta… pero los humanos, que son su fuente de alimento, se están extinguiendo, lo cual es un problema bastante grave, pues cuando un vampiro pasa mucho tiempo sin alimentarse se convierte en una monstruosa criatura murcielaguesca sin mente.


Mientras tanto, las más grandes mentes científicas del mundo buscan una solución, un sustituto para la sangre humana, la cual es cada vez mas y mas costosa.
mmmm… un recurso imprescindible para la sociedad agotándose, me pregunto a que se estarán refiriendo:

Atención que aquí ya me adentro en el terreno pantanoso de los SPOILERS, avisados quedan. Eventualmente otra solución es revelada: La posibilidad de volver a convertirse en humanos, sin embargo… esto no gusta mucho en las altas esferas, pues la sociedad se ha adaptado al nuevo mundo, y el negocio de los autos, hogares y demás a prueba de luz solar se ha vuelto demasiado lucrativo.

Así es, la elite empresarial busca ocultar al mundo que los vampiros pueden volver a ser humanos porque “Seria malo para el negocio”. FIN DE SPOILERS


Sin embargo, Daybreakers es sutil comparada a la película que vi el fin de semana pasado, la genial In Time (que aquí recibió el desafortunado pero curiosamente acertado título de El Precio del Mañana).


En este film, la ingeniería genética finalmente ha curado el envejecimiento. Volviendo a la gente prácticamente inmortal, pues nadie envejece pasados los 25 años… sin embargo, tras cumplir esa edad, a las personas solo les queda un año de vida (indicado en un genial “reloj” en sus antebrazos), las personas deben trabajar para ganar más tiempo, convirtiendo a los minutos, horas, días… en la moneda actual.
Así, los ricos pueden vivir para siempre, mientras los pobres deben trabajar cada vez más duro para poder llegar al día siguiente.

Este es uno de los conceptos más originales e interesantes que he visto, no solo en la ficción científica, sino en el cine en muchísimo tiempo… y el film lo aprovecha para convertirse en una crítica muy, muy pero muy directa al sistema capitalista. El protagonista, Will Salas, es un joven trabajador que se da cuenta de la forma en que el sistema está diseñado para beneficiar a los que más tienen dándoles más y decide convertirse en una especie de “Robin Hood del tiempo” quitándoles a aquellos que más tienen para regresarlo a aquellos que mendigan segundos para poder vivir.



Atención que voy a soltar un SPOILER gordo.

En un punto de la película descubren en la bóveda de uno de estos “millonarios”, con más de mil años de vida en su reloj, un contenedor con 1 millón de años.

1 millon de años.

JODER! 1 MILLON DE AÑOS!!! EN MANOS DE UNA SOLA PERSONA!!! (para poner esto en perspectiva, el Homo Sapiens apenas lleva 3 millones de años en el planeta tierra). Ese concepto me voló el cerebro, no podía comprender como una persona podía darse el lujo de tener esa cantidad de tiempo ahí, guardado, cuando habían miles de personas viviendo con menos de 24 horas en su antebrazo, trabajando 2 o más turnos al día para poder sobrevivir.

Y entonces traduje esta cantidad de tiempo a dinero, del que usamos hoy en día, y la conclusión es exactamente la misma. FIN DE SPOILERS.


Documentales como Capitalism: A Love Story o Inside Job nos muestran que las ideas detrás de estos filmes no están alejados de la realidad… no me voy a poner aquí a exponer los males del capitalismo, ni recomendar que sea cambiado por otro sistema (ciertamente, no el comunismo), pero si los animo que se vean estas películas y sobre todo estos documentales, y vean lo podrido que esta este sistema.

La gente POR FIN se está hartando de esto. Movimientos como el de “Los Indignados” en Europa y “Ocuppy Wall Street” en USA lo demuestran… pero a estos les falta un liderazgo unificado y metas claras para poder lograr algo.

Y ustedes?


3 comentarios:

Renfield dijo...

1.Gran post
2.Daybreakers molo..pero le falto algo mas,no se que...
3.Amanda Seyfried vende cualquier pelicula

DarkChronos dijo...

Ya había algo de esta película en que la moneda es el tiempo de vida, HAY QUE VERLA PRONTO.

Mariel R.a dijo...

me parece que el subgenero de las distopia... va ligado a una critica social.. no existe ninguna donde no se critique el sistema actual y en lo que puede llegar hacer... todas tienen algo en comun.. el mundo se fue a la mierda.. pero siempre que da algo de esperanza.. me llamo full atencion esos 2 films.. sobre todo el 2do los voy a buscar... saludos