martes, 19 de marzo de 2013

The Legend of Korra: Cuando los malos tienen la razón



Por fin saqué el tiempo para verme Avatar: The Legend of Korra, y al igual que The Last Airbender, amé cada segundo de ella y amé a su protagonista, Korra, la sucesora de Aang 100 años después de su batalla con el Señor del Fuego, amé su ambiente steampunk y amé sus elaboradas escenas de batallas; Pero sin duda alguna, el aspecto que más me intrigó de la serie fueron su villanos: los “Ecualistas”, un grupo de personas que protestan contra los “maestros” (recordemos, aquellos que tienen el poder de controlar uno de los cuatro elementos, o los cuatro en el caso del Avatar) exigiendo igualdad entre ellos y los que son “normales”.

Inicialmente son solo un puñado de personas que protestan con un megáfono, pero pronto son cientos reuniéndose clandestinamente, entrenando a sus miembros en artes marciales y bloqueo de Chí (una técnica que impide a los Maestros controlar los elementos temporalmente) y luego una fuerza terroristas de miles de miembros capaz de cometer atentados a gran escala e intentar sin miedo tomar el poder por la fuerza.


Terrorismo? protestas sociales? Rebelión? No son estos temas muy serios como para estarlos tratando en una serie para niños? De hecho, muchos críticos han hecho un paralelo entre el Movimiento Ecualista con las protestas vistas en el 2012 en la “primavera árabe” y el movimiento “Ocuppy Wall Street” (los autores lo han negado, aclarando que la serie comenzó a escribirse antes de estos eventos). Aunque hay algo a tener en cuenta; Si, estos son los malos, lo son porque atacan a la protagonista, porque su líder tiene cara (máscara) de malo, pero acaso no es su causa justa?

Durante el comienzo de la serie no vemos realmente a ningún maestro abusar o aprovecharse de los que no lo son (exceptuando por aquellos que son obviamente malvados), y el conflicto solo escala cuando la policía comienza a encerrarlos injustamente (discriminación racial?) tampoco se ve una real diferenciación de clases entre ellos (el hombre más rico de la ciudad, Hiroshi Sato, no es un maestro) y los protagonistas siempre tratan a éstos como iguales, entonces… hay realmente un problema? Por qué protestan estas personas? Tienen razones para hacerlo? Si, la verdad es que si, y de vernos nosotros en la misma situación también tendríamos razones para hacerlo.

Para comenzar, miremos el Concilio de la ciudad. Está conformado únicamente por maestros representantes de casa una de las naciones. La policía? Solamente conformada por maestros, incluso el deporte más popular de la ciudad estaba diseñado para que pudiera ser solamente jugado por aquellos que controlan los elementos. De ese modo, no es de extrañar que la mayoría de habitantes de Ciudad República consideren esto algo injusto. No protestarían uds también? Ya lo hacemos!


Pero recordemos, Los Ecualistas son los malos, y es que en realidad no estaban exigiendo igualdad de trato para los no-maestros, sino la literal desaparición de los maestros; Su objetivo es eliminar la capacidad de las personas de controlar elementos, y para ello se amparan a la sombra de Amón, un carismático líder que dice haber sido bendecido por los espíritus para acabar con los maestros. Esto no se diferencia mucho de muchas “rebeliones contra la opresión” del mundo real, como la Revolución Cubana o la Revolución Islámica de Irán, en las cuales surgieron figuras como Fidel Castro o el Ayatollah Khomeini respectivamente formando una especie de culto a su imagen (notaron como toda la propaganda de los Ecualistas tiene la imagen de Amón)? Estas, al igual que lo visto en la serie, se convirtieron en fuerzas opresoras una vez que tomaron el control.


La primer “Avatar” era una serie en la que no había gran diferencia social entre los maestros y los no-maestros; de hecho, muchos de los mejores personajes no podían controlar los elementos y estaban a la par de habilidad con aquellos que si podían como Ty Lee, Mai, Suki, el maestro Piandao y el mismísimo Sokka (el mejor personaje de la serie... FUCK YOU! EL ES!). Hasta las principales asesoras de la nación del fuego, eran "normales". En Korra, Asami es el único personaje bueno “no-maestro” que demuestra habilidad y aún así, es relegada por sus compañeros e incluso SPOILER relegada románticamente, ya que su novio la deja por la protagonista FIN DE SPOILERS. Tal vez algo ha cambiado en estos 100 años y los Ecualistas tuvieran algo de razón, algo en Ciudad Republica tiene que cambiar.


2 comentarios:

Eduardo dijo...

Y no olvidemos que en el episodio en que comienzan los arrestos masivos de civiles por parte de Tarrlok, se menciona que existen "barrios de no-maestros". Pensemos en lo que eso implica.

keidoom dijo...

Comienza con una persona que les da la idea y no importa que tan loco suene si en verdad te atrae la idea si en verdad te sientes comprometido e identificado iras tras la idea, tal vez era el malo de turno pero la mayoria de las personas lo apoyaban algo de realidad existia ahi. Veremos como lo manejan ese odio o resentimiento en las siguientes temporadas.