martes, 10 de diciembre de 2013

Spring Break Forever, sueños de neón y dubstep

Hace más de un mes me vi una película que me dejó algo inquieto, algo meditabundo, en reflexión y hasta en negación. Había oído y leído ya bastante sobre ella, enterandome que era una obra que dividió bastante a su público, parte del cual la etiquetaba como cine basura mientras que la otra la trataba como una obra inteligente que servía como sátira social. Tal ambiente, (y el conocimiento de que una película puede ser tanto cine basura como inteligente crítica social) me animó a verla, pero para mi sorpresa, está no es ninguna de esas cosas, no estaba preparado para lo que vi, tal vez nunca lo iba a estar.

My body wasn’t ready


Spring Breakers es una película escrita y dirigida por Harmony Korine, el mismo hombre detrás de la controversial Kids... pero eso no lo sabemos todavía, lo que si sabemos es que es una película en la que aparecen, en reveladores bikinis la mayor parte del tiempo, dos Chicas Disney, Selena Gomez y Vanessa Hudgens, junto a otras dos chicas de similar edad Barely Legal emborrachándose, drogándose y teniendo sexo... supuestamente.
Y si, reduciendo esta película a su más básica sinopsis, es sobre un grupo de chicas libidinosas que viajan a Florida para disfrutar de unas vacaciones de puro desenfreno. No es raro ver porque muchos pensaron que no se trataba más de que de un The Hangover o Project X con chicas, un vehículo para que esas ex-estrellas de Disney y Nick hicieran una Miley Cyrus para mostrar su faceta sexy y provocadora (Nota: Miley Cyrus no es ninguna de las dos cosas) o, y esta fue la mayoría de comentarios que leí en su trailer de YouTube, Un video de Girls Gone Wild de dos horas. Pero no es nada de ello tampoco, es más si tuviera que compararlo con un film, sería con Fight Club. Así es, considero que Spring Breakers es para las chicas de la Generación Y lo que Fight Club fue para los chicos de la Generación X. Tengo que explicarles esto con más detenimiento, pero lo haré más adelante; Por ahora déjenme aclarar algo, en ningún momento he dicho que la película sea buena o mala, solo que es muy, MUY especial. A mi me encantó, por si quieren saberlo, pero eso no significa que cuando ustedes la vean no la vayan a odiar y luego no me vayan a odiar a mi por haberles subido las expectativas a niveles estratosféricos, esas cosas siempre pasan.

Veamos el trailer.


Ahora veamos algunos de los afiches promocionales

Esta es la imagen inicial que transmite la película, una que ciertamente presenta un film completamente diferente al que vi, un film que parece ser un bacanal de excesos, uno de esos filmes en los que las chicas en su afán de descontrol se dejan llevar y terminan en las garras de alguien o algo, sufriendo por culpa de sus propios pecados. Hemos visto demasiados filmes así, a veces ese golpe de realidad viene gracias a un desastre natural (Aftershock), una perversión superior (Hostel), criminales (demasiadas películas), y hasta entes sobrenaturales (slashers ochenteros) que castigan a los protagonistas “por su mal comportamiento”.

Ahora ya podemos saber que todo esto viene de la mente de Harmony Korine, y esto me lleva directamente a su primera obra en 1995 (como guionista), Kids, un film que sigue la vida de unos jóvenes adolescentes en Nueva York mientras se regodean en excesos de sexo, alcohol y drogas, pero no en el sentido en que tantas comedias sexuales de colegiales y universitarios nos han pintado, sino en una muestra dramática, cruda, amoral, y sí, más realista. Sus films como director como Gummo o Trash Thumpers han, invariablemente, presentado a personajes rotos, enfermos y aislados de la sociedad en historias que solo pueden ser descritas como “experimentales”. Saber la clase de films que ha hecho este hombre puede ayudarnos a desentrañar el que nos ocupa hoy mientras que en Kids se puede decir que la “inmoralidad” de sus personajes es “castigada” de forma nada sutil con la presencia del VIH en sus vidas, esto no funciona así en Spring Breakers, es otro tipo de película.
Inicialmente podríamos pensar que lo escuando se nos presenta a Faith, el personaje de Selena Gomez, que es la chica buena del paseo, una ferviente cristiana cuya actitud inicial parece radicalmente opuesta a la de sus amigas, que desde el principio dejan muy claro que solo les interesa la rumba y el sexo, pero no es desde su punto de vista que vemos la aventura, pues la idea del film al llevarnos del lado de estas fiesteras en su viaje, es ver de un modo incómodamente voyeurista sus experiencias, por eso mismo no hay mucha historia en el film, simplemente pasamos de un suceso a otro, de una salvaje fiesta dubstep sin diálogos a una noche de drogas viendo My Little Pony, también sin diálogos, y cuando parecen llegar esos momentos en que la realidad les pegará en la cara, se sacuden con rapidez, la fiesta continua sin consecuencias.


Cuál es el verdadero sentido entonces? Es mostrarnos una imagen del desenfreno de la juventud? satirizar, sin moralismos ni moralejas?

Cada día me encuentro con más y más comentarios sobre lo descarriada que está la juventud de hoy; abuso de alcohol, índices de consumo de drogas, embarazos adolescentes, sexualidad cada vez más temprana, aumento de la criminalidad, etc. Se habla de crisis de valores como si en generaciones anteriores la juventud hubiera sido un ejemplo de obediencia y recato, sin embargo, yo mismo, que ya no se si soy joven o no, he observado con preocupación como año tras año aumenta la cantidad de adolescentes y adultos jóvenes que se jactan de llevar una vida de hedonismo, de evitar las responsabilidades y que incluso están orgullosos de despreciar el intelectualismo y la cultura (tengo una amiga que comenta feliz que hace años que no lee un libro) no solo en Colombia sino en todo el mundo. La película del señor Korine es una imagen perfecta de la sociedad en este momento de la historia, en que el dinero facil se ha vuelto el objetivo de la vida de muchos.



Y es que Spring Breakers tiene muy claro lo que quiere transmitir; Muestra incesantemente imagenes de fiestas llenas de drogas y alcohol a repetitivo ritmo de dubstep, las chicas repiten una y otra vez que este es el paraíso y que desearían nunca tener que irse, pero lo más importante de todo es que, para poder costearse su viaje, roban con un arma falsa un restaurante. Este hecho, y toda la segunda mitad de la película en la que las chicas comienzan a relacionarse con un rapero / gangster de poca monta (magistralmente interpretado por James Franco) son las que hacen de este film lo que es y crean toda su fuerza: La visión del crimen. Para este grupo, cometer un delito es simplemente una opción más, no ven ningún reproche en ello, no ven las razones por las que podrían ser castigadas por ello, pues en sus mentes está totalmente banalizado. Si las capturan por posesión de cocaína, no entienden las razones, esto es una parte tan normal de su vida que simplemente les parece absurdo que las puedan castigar por ello, Las cosas no debían salir de este modo, dicen.


Nosotros parecieramos ver a estas chicas caer más y más profundo en un pozo, sin embargo para ellas no hay tal caída, y ahí reside el “horror” de esta película. El crimen está totalmente vinculado a su visión del mundo, “no hay consecuencias, porque habría de haberlas?” de ahí a que las chicas usen pasamontañas rosas y bikinis para cometer sus delitos, a que sus fiestas pesadas sean acompañadas por My Little Pony, que una canción de Britney Spears durante con un montaje de violencia y descaro suenen sin un solo asomo de sarcasmo o burla, porque para ellas esta es una verdadera canción significativa; pero a la vez satirizando el mundo que las rodea en la hipocresía de un gangster justificando sus acciones diciendo “que su hijo está hambriento”, sentado en su mansión y rodeado de lujos, o mejor aún, o en Faith, la chica cristiana, hablando por teléfono con su familia diciéndoles que este es el lugar más espiritual en que ha estado, mientras vemos imagenes de borrachos cayendo y chicas en bikini orinando al lado del camino, o verla tranquila al lado de jibaros y drogadictos, pero entrando en pánico y deseando irse al lado de otros jíbaros y drogadictos... negros.
Pensándolo bien, tal vez no exista un error de marketing aquí, tal vez esa era la intención, atraer a masas de personas inocentes, pretendiendo ver una una comedia basura y a chicas en bikini, solo para salir en un mindblown total.

Al comienzo del artículo comparé a este film con la gran Fight Club, una película de desahogo para una generación decepcionada por una sociedad que les prometió que serían estrellas de rock, un reflejo de la neurosis, la rabia y frustración de los hombres del momento; Pues de modo similar Spring Breakers es una idealización de la fiesta eterna prometida por Mtv, de una juventud inmortal capaz de cualquier cosa, que no tiene que enfrentar la banal realidad, de deseos reprimidos y frustraciones adolescentes, liberados con violencia orgásmica, es el ansia del libertinaje que nos prometieron los medios, pero sobre todo, es el sexy y feo reflejo de un AHORA al cual, si no pertenecemos, miramos con asco o con envidia... o con ambas.

7 comentarios:

PANFILO dijo...

La pelicula no es basura pero esta tan lejos de ser buena que si alguien le dice basura no me resentire

Maria Frieden dijo...

Creo que diste en el clavo: el "horror" está en que jamás las vemos caer... y nos sentimos a gusto con ello.

Anónimo dijo...

He visto esta peli y creo que la marias de la gomez te han hecho perder la razón puesto que la peli de Korine no le llega a los talones a la obra de Fincher.

Muy diferente es un crepusculo a un crespo en el culo.

Selinkoso dijo...

se ha explicado bastante bien. me gusto mucho,pero creo que compararlo con fight club es entendible pero algo incomodo dada la calidad de Fincher

Alejandro Serrano Durán® dijo...

Ciertamente esta es una Chick Flick, pero con un contenido tal vez para mujeres un poco más maduras y más arriesgadas en la vida.

Tenés razón en la magistral actuación de James Franco, sobre todo cuando palidece en ese extrañísimo momento donde estas dos chicuelas lo llevan al límite.

Pero lo mejor de todo, la edición de la película. Que vaina tan impecable y esos mini flashbacks y flashforwards logran una narrativa muy, muy exquisita.

Pero no, aún no la logro digerir del todo. Le daré un tiempo y la volveré a ver.

Un abrazo hombre y gracias por compartir el blog, está muy interesante!

Alejandro Lozano dijo...

es una película muy extraña, tiene un final demasiado estúpido, bastante increíble que dos niñitas acaben con una pandilla de gangsters y salgan como si nada.

de resto es un Kidz moderno, con un montaje y post producción acorde a estas épocas.

Anónimo dijo...

A mi me impactó! la narrativa es genial, puesto que con un poco más allá de lo visible, los diálogos (sobre todo los repetitivos) hacen referencia a lo que realmente dicen las chicas de hoy, sus ideales son una basura para los estudiados, pero para ellas son importantes (ojo, digo ellas por generalizar hacia la peli, no por machismo, los chicos, son peor...) las canciones y el spring break son el top noch! conozco incluso estudiantes Bogotanos que usan el termino: spring break para hablar de las vacaciones que harán en esta epoca y hasta donde se van a reventar! ... una astucia de peli si se ve con otros ojos...