jueves, 13 de marzo de 2014

Conclusiones tardías sobre Final Fantasy XIII

Tranquilos, este artículo no contiene spoilers.

Tras varios meses, con un total de juego de casi 60 horas, he logrado finalizar Final Fantasy XIII. Creí que nunca lo lograría, no porque el juego fuera especialmente difícil (aunque tiene sus momentos complicados), sino porque ya no dispongo del tiempo libre que tenía en mi juventud, en que terminaba juegos de RPG de más de 80 horas casi que por deporte. Para esta pobre alma es un verdadero logro haber podido sacar el tiempo y dedicación para esto.


En fin. Como bien saben, este juego es bastante infame entre los videojugadores; Algunos citan su linealidad, lo mucho que le toma al juego para “abrirse”, su historia, su protagonista, la falta de pueblos para visitar, etc. como justificaciones para calificarlo de “terrible”. Yo estaba bien enterado de todas las críticas negativas que había recibido al momento de comenzar, pero ahora que lo he jugado (aunque no completado al 100%, deseo hacerlo eventualmente), y como no puedo soportar no meterme en una discusión, así sea 4 años tarde, aquí esta mi siempre humilde opinión respecto a los elementos más comentados del juego:


RIDE THE LIGHTNING

 
El odio que he visto hacia Lightning en foros y artículo es tremendo... y totalmente injustificado. Muchos suelen compararla con otros personajes de la saga como Cloud o Squall, pero no podría ser más diferente. El protagonista de FFVII tenía su mente trastornada, mientras que el de FFVIII tenía traumas de infancia que los hacían fríos e introvertidos. Lightning es ruda, si. Pero no es fría ni introvertida. Quienes se llevan esta impresión no parecen haber superado a la “Light” de las primeras horas de juego, donde la vemos guiarse por la rabia y la venganza, pero pocas horas después vemos que en realidad actúa es como una madre estricta, no como una persona sin sentimientos, y esto lo comprobamos en su relación con Hope y en los flashbacks con su hermana Serah, a quien tuvo que criar. No se demora en tomar cariño a sus nuevos compañeros, bromear con ellos y protegerlos. Si no se rie a menudo no es porque sea una amargada, es porque se toma su misión con seriedad.

Es curioso que aquí en occidente Lightning tenga tantos detractores mientras que en Japón es considerada uno de los mejores personajes de la saga (tanto que dió para que hicieran un videojuego basado solo en ella). Tendrá algo que ver con que en ese país un tercio de los jugadores de FFXIII son mujeres?


EL PASILLO DE LA MUERTE


Este es un juego lineal, muy lineal, y durante la primera mitad del juego, es restrictivo hasta con los personajes que podemos usar. Esta es la principal crítica que recibe el juego y una con la que estoy de acuerdo; Gran parte del juego son interminables pasillos con muy pocas y pequeñas divergencias que por lo general llevan a items y recompensas que pocas veces son interesantes. Sin embargo, no puedo debatir la posición de sus creadores, que dicen que simplemente no querían repetir elementos de juegos anteriores ni hacer un juego de mundo abierto. Yo extraño los mapas, los pueblos, minijuegos y la exploración de los FF de antaño, pero FFXIII siendo lineal, es un excelente juego lineal (como Final Fantasy X que muchos no recuerdan que también tenía este “problema”).


EL PULSO DE LA VIDA


Sin embargo, estos elementos no desaparecieron por completo, sino que quedaron concentrados en una sola área. Al llegar a Grand Pulse, aproximadamente a las 20-25 horas de juego, Final Fantasy XIII no solo se abre a un mapa enorme, visualmente impactante y muy explorable, sino que por primera vez tenemos control total sobre los personajes, sus formaciones y desarrollo (hasta ese momento no podíamos cambiar las formaciones y teníamos opciones de desarrollo variadas, pero limitadas).

Es aquí donde el juego alcanza toda su gloria, donde se siente como los viejos FF de Playstation, y aunque la exploración se limita a buscar items y las side quest a misiones de cacería, el solo acto de recorrer esta zona y descubrir nuevas vistas y enemigos, es un placer enorme. La idea de poner todo el contenido “extra” a la misión principal del juego en una sola área no resulta nada mal.


SABOR A VAINILLA


Oerba Dia Vanille se convirtió no solo en mi personaje favorito de este juego, sino en uno de mis favoritos de toda la saga. No solo porque es preciosa, sino porque es un giro interesante y necesario al estereotipo de la chica tierna alegre que representaron Selphie, Yuffie, Rikku y Penello antes que ella.

Pese a que inicialmente parece un cliché, hay razones de fuerza por las que los creadores hicieron de ella la narradora de la historia. Su arco argumental es uno de los más trágicos del juego, y sus acciones al final de este son de las más significativas de la franquicia desde cierto sacrificio de cierto personaje en la séptima entrega. Es realmente subversivo que, en esta saga, la típica “chica alegre” esté fingiendo esa alegría casi todo el tiempo.


LOSING MY RELIGION

 
La historia es el verdadero punto débil del juego. El enfrentamiento con los manipuladores Fal’Cie no resulta más interesante que tantas otras historias de grupos que se levantan contra gobiernos malvados en ambientes de fantasía, y los “giros” en la trama, revelados en discursos de los villanos (siguiendo el cliché de los villanos que revelan su trama a los protagonistas) no son nada impactantes. Sin embargo, me parece curioso que en este juego Squaresoft Square-Enix mantenga esa tendencia de convertir símbolos religiosos en los villanos, algo que se ha extendido por toda la saga Final Fantasy y más allá. En este caso, El gobierno es también la iglesia, se hace llamar El Sanctum y su líder, que es el villano principal, es un “Primarca” que viste como si fuera un papa. De hecho”Primarca” es la traducción libre de controversia. Su nombre en Japonés literalmente significa “Gran Papa”.

Yo no le tengo cariño a la religión organizada, pero lo de Squeenix es manía.


ESPERANZA DONDE VAS?


Afortunadamente, la carencia de una historia intrigante queda compensada con los arcos argumentales de los personajes y los temas de fondo que maneja. En este caso el grupo de personajes que controlamos está marcados por un destino injusto en que se ven forzados a decidir entre sus vidas y las de el resto del mundo. La aventura lleva a los personajes a buscar a una salida para su dilema desde intentos de suicidio hasta a desesperados viajes a otros mundos, todo con un mensaje muy claro en mente: No importa que todo parezca estar perdido, no importa lo mal que se pongan las cosas, no importa lo que o a quien perdamos, siempre hay esperanza. (y literalmente, en este juego, hasta último momento, todo está jodido y no parece haber salvación) (y tampoco es coincidencia que uno de los personajes se llame “Hope”).

Otro tema muy presente en la trama es la crítica al control que el gobierno / iglesia ejerce sobre la población, en este caso, determinando directamente sus destinos y manipulandolos mediante el miedo (cualquier parecido con la realidad...).


SAZH!


Puede que Vanille sea mi personaje favorito del juego, PERO SAZH ES EL MEJOR PERSONAJE DE TODOS LOS FINAL FANTASY!

FUCK YEAH SAZH!



PASAN LOS SEGUNDOS


Una desgraciada consecuencia del formato del sistema de juego y de la narrativa, es el sacrificio de personajes secundarios interesantes. Y es que es triste, ya que personajes como Cid, Rosch, Jihl o el padre de Hope tienen mucho potencial y grandiosas escenas, pero terminan opacados a causa del poco trasfondo que se les da y el mínimo tiempo en pantalla que tienen. Hasta hay personajes que tendrían que ser importantes, como los miembros de NORA o el jefe de Lightning, pero resultan ser totalmente irrelevantes.


VICTORY FANFARE


Pero si hay un aspecto en que prácticamente todos estamos de acuerdo es lo mejor del juego es su sistema de batalla. Al comienzo me tenía totalmente confundido, me preocupaba solo poder controlar a uno de los tres personajes, por estar poniendo atención a la acción olvidaba usar los comandos, el uso de auto-battle me hizo creer que el juego tenía un boton de “Presione para ganar”, no entendía para que servia ”estaggear” los enemigos y las primeras batallas contra los Eidolon me jodieron la vida. Pero a medida que me iba familiarizando con el sistema y que el juego me “forzaba” sutilmente a usar los diferentes paradigmas y formaciones, descubrí un sistema increiblemente divertido, estratégico, rápido y adictivo.
Al momento de llegar a Grand Pulse las posibilidades estratégicas se amplían aún más, y al final del juego ya era un verdadero maestro para planeando jugadas a largo plazo y adaptándome a las formaciones de los enemigos. No exagero al decir que este es el MEJOR sistema de combate de un RPG por turnos que he experimentado.

Y no he mencionado el “Crystarium”, el sistema de desarrollo de personajes que es una evolución del “Grid Sphere” de Final Fantasy X, pero mucho más abierto a mejorar tu personaje de la forma que quieras.


Final Fantasy XIII es un juego simplemente bueno, con buenos personajes, que, a mitad de camino se convierte en un juego grandioso. No es el mejor de la saga, ni de lejos, tiene demasiados errores en su ritmo e historia como para serlo (sin contar ese crimen que cometieron al cambiar la canción del final por un R&B occidental sin gracia). No puedo recomendarlo a todo el mundo, pero a los jugadores hardcore de RPG que tengan algo de paciencia, les tengo su juego.

10 comentarios:

LeoDiBlack dijo...

Sinceramente la opinión popular que he encontrado en internet me tenia bastante descuidado con este juego, muy poco había leído o buscado simplemente porque "todos decían que no era un buen juego", veo lo mal que estaba.

Me parece una opinión muy justa y me gusta que describa los aspectos del juego en la manera como lo hace.

Por alguna razón no puedo dejar de ver esta entrega como lo que le paso a FFXII, hay cosas muy similares (A diferencia de que el personaje principal de esta entrega usted lo describe como muy interesante... porque los de la FFXII... pues... Vaan... quien carajos es Vaan?)

Square-Enix por lo que veo ha pulido mas los detalles de gameplay que en si la historia, o por lo menos veo que los argumentos y la trama se desenvuelve algo parecido a las últimas 2 entregas de FF.

Sin alargarme en mi comentario finalizo diciendo que el articulo esta muy genial, no se le fue ningún spoiler y alguien que disfruta de la saga FF que no le ha dado oportunidad a FFXIII le agradece la publicación de este post, por fin hay argumentos que despiertan mi curiosidad por este juego.

LeoDiBlack dijo...

PD: No puedo evitar hacer este comentario...

BOOBIES!

http://3.bp.blogspot.com/-h2K2Mm4X5kM/UyJbMOqANnI/AAAAAAAAP2Q/BBkoGO3k8uc/s1600/Final-Fantasy-XIII-Jihl-Nabaat-jihl-nabaat-35883284-1920-1080.jpg

Anónimo dijo...

Pues a mi me gusto mucho, Soy mas de los que juega y disfruta a los que juegan y solo se lamentan de jugarlo como si críticos en la materia fuesen, y es que como dicen en España para gustos los colores, también me gusto mucho el FF XIII-2, corrigen muchas de las cosas que le hicieron falta a la primera entrega, y no decepciona en su historia.

Anónimo dijo...

Que decir que hay algun punto en los que no estoy para nada de acuerdo, pero es solo una opinion (y de las pocas que veo que sacan puntos positivos de este FF).

Uno de esos puntos encima no tiene que ver con este FF, sino con FFX. Dices que es lineal...¿DONDE? Como FFVII tras 2 horas deja de ser lineal todos los FF tienen que ser asi (y tampoco se aleja tanto del modelo lineal). FFX como mucho dale un par de horitas mas y deja algo de libertad hasta pasadas unas cuantas horitas mas que se libera. FFXIII es lineal, pero a mi me parece muy buen plan, ya que introducen una historia con mucha miga (sobre todo en los registros) que necesita atencion.
Al momento de llegar al Gran Paals, como dices, se disfruta más de los paisajes y graficos que de la trama.

Y por ultimo, el Cristarium tiene un aire muy cercano al tablero de esferas del FFX, pero jamas se podra superar a dicho tablero. Lo de que es mucho mas abierto a mejorar tu personaje espero que sea por FFX, porque el XIII no se puede decir eso ni de coña. Osea, en FFX tu puedes pillar a Yuna y hacerla una maga negra o a Khimari y hacerle un Alquimista mangante en toda regla. En FFXIII solo puedes ir mejorando segun un modelo prefijado para cada personaje... uiii casi se le acerca.

En definitiva, FFXIII RULES!!!

Unknown dijo...

Yo soy otro de esos "raros" a los que le gustó el juego (también ha sido uno de los pocos juegos de los que he disfrutado en PS3, por falta de tiempo).

Como juego no es muy divertido, salvo por la estrategia en las batallas (estoy de acuerdo en que el sistema de combate es símplemente brillante). Pero hay que entender que la linealidad se debe a que tienen una misión que cumplir contra el crono. Sería ridículo que se divirtieran con algún minijuego sin pensar que se pueden convertir en Cie'th en cualquier momento.

A mi entender te ha faltado comentar la BSO, que me parece estupenda (como la de cualquier FF).

- Spoiler alert -

Mención especial merece la escena en la que entras a una Oerba cubierta de polvo y suena Dust to Dust. Se me puso la piel de gallina.

- Fin de spoiler -

Finalmente, es cierto que la historia de los enemigos es mediocre (Sefirot es irrepetible), pero la de los personajes está muy bien, hasta el punto de querer pasárselo para saber qué pasa (en muchos FF me tiraba 20 h haciendo misiones secundarias antes del jefe final y luego ni me acordaba de pasármelo).

Para mí, FFXIII como experiencia audiovisual interactiva es muy bueno.

Anónimo dijo...

Yo también soy uno que le gustó el juego.
La escesiva linealidad cierto es que chirría bastante, pero más que nada por la falta de quest secundarias que conlleva, aunque aun así el juego es lo suficientemente divertido e interesante por su historia.
Para mí, a pesar de lo que se ha criticado sobre este juego, el sistema de combate me encanta. Si bien es cierto que una vez "cogido el truco" la mayor parte de los combates se pasan sin dificultad alguna, es con los enemigos más fuertes y los bosses dónde este sistema muestra todo su potencial, enfrentándote a combates exigentes donde en primera instancia se hace imprescindible una buena estrategia de combatientes, formaciones y combinación adecuada de ataques, y, una vez en lidia, rapidez de reflejos en algunas ocasiones. Esa necesidad de estrategia me gustó bastante, siendo clave en que ante un combate puedas ser derrotado casi al comienzo o vencer sin mucho esfuerzo. Algunos, incluso con la estrategia adecuada sufrirás un poco para salir victorioso.
En general los personajes si me gustaron (a excepción de Hope que no le he aguantado nunca), y también soy de los que opinan que Lightning es un gran personaje.

Tiexino dijo...

He terminado Lightning Returns hace bien poco y tengo que decir que la saga Final Fantasy XIII me ha gustado mucho.

Ya que hablas de FFXIII, juego duramente criticado por muchos, que ni si quiera lo jugaron más allá de las primeras horas, comentaré que de los tres, se nota que es al que más esfuerzo le dedicaron. Es cierto que FFXIII es lineal, pero tiene sentido a poco que comprendas la historia del juego. Como también es lineal FFX, como bien comentas en la entrada. Quizás mas que el juego sea lineal, lo que le molesta a la gente es que no se pueda retroceder en nuestros pasos y volver a visitar zonas por las que pasamos mientras viajamos hasta el Gran Paals (que no Gran Pulse)

En el lado de los personajes, creo que FFXIII no tiene ninguna pega, en lo que a los protagonistas se refiere, porque todos ellos son muy carismáticos. Hacia tiempo que no me gustaban tantos personajes en un juego de esta saga, siempre tienes tus favoritos, pero es que en FFXIII me quedaría con todos ellos. También tiene escenas para el recuerdo, como la conversación de Sazh y Vanille en esa estación de tren, antes de partir a Nautilus, sino recuerdo mal.

No podría estar más de acuerdo con lo que comentas del sistema de combate, ya que me parece una evolución muy acertada, que con los dos juegos posteriores, ha ido cambiando hasta llegar al combate de Lightning Returns, que en mi opinión, es el mejor de los tres.

Todo el comienzo del juego, en el que debemos controlar a los personajes, al antojo de la historia, creo que es muy acertado, porque te familiariza con todos ellos y ves las características de cada uno, que al comienzo, son muy diferentes. Esto mismo se ha visto en otro FF, así que no entiendo las críticas por ello. Además, pasado todo el comienzo, se te da libertad absoluta para crear tu grupo.

En definitiva, yo he disfrutado mucho de esta saga. Su historia y mundo me ha enganchado por completo, tiene algunos personajes que han entrado en mis favoritos, como Caius, que sale en la siguiente entrega. Y sobre Lightning, me alegro de que Square-Enix la creara.

SAeNcSA dijo...

Me gusta como expresas tu opinión, aunque no la comparto en casi ningún punto. Pero claro, para eso están los gustos.

En mi caso empecé el juego el día que se puso a la venta y aún no lo he acabado y eso que creo que estoy en el pasillo final.

Algún día me lo pasaré y daré mis impresiones.

Un saludo!

Sebastian Hincapie dijo...

Bueno yo al igual apenas me estoy desatrasando de varias sagas, solo hace 3 meses logré comprar un 360 (now i have the money but no the time), y gracias a esta entrada me decidí a comprarlo, voy por el capítulo 10, 20 horas de juego, y tengo entendido que ya casi entro a Paals, durante lo que llevo e juego he tenido siempre esta sensación de amor/odio por el juego, el sistema de batalla es brillante, y la historia no es la mejor pero algo de interesante tiene, pero solo empecé a disfrutarlo realmente cuando las batallas se empezaron a hacer difíciles.

Espero llegar pronto a Paals, lo otro raro es, de verdad dura 60 horas?, es deicir, llevo 20 horas y voy por el disco 3 de 3 y el capitulo 10 de 13. Creo que por falta de tiempo este será el último RPG que juegue :'(

Sir Laguna dijo...

Hola Sebastian,

Pues que te digo, En Paals puedes gastar MUCHAS horas haciendo las misiones secundarias. Ahi se pueden completar facilmente las 60 o mas horas.