viernes, 4 de abril de 2014

El curioso caso del "otro" Godzilla

Monstruos gigantes luchando entre ellos con poderes increíbles, destruyendo todo a su paso mientras los pobres humanos observan impotentes como arrasan con todo... Obviamente caí fascinado antes Godzilla la primera vez que vi una de sus películas de niño. Me es imposible recordar cuál de sus muchas películas vi en esos tiempos lejanos, pero a ellas siguieron UltraMan, Mazinger, Arbegas, Super Sentai (Flashman, Liveman...), luego Power Rangers... en fin, a mi niñez no le faltaron monstruos y robots gigantes.


Hace poco, Pacific Rim me recordó esa afición perdida de mi infancia hacia los film Kaiju y pronto tuvimos la noticia del estreno, en Mayo del 2014 de una nueva película de Godzilla producida en Estados Unidos; Los trailers e imágenes son espectaculares (aunque, para bien o para mal, me recuerda la trágica y oscura Godzilla original, en lugar de las más divertidas llenas de enfrentamientos entre monstruos). Las expectativas son altas, pero casi todos estamos olvidando, o ignorando conscientemente, lo que pasó la última vez que los gringos tocaron a la criatura.


Godzilla”, de 1998, no es una buena película. Tiene un guión absurdo e incoherente lleno de personajes terribles, diálogos vergonzosos y escenas de acción repetitivas que poco permiten disfrutar del caos que causa el reptil gigante en las calles de Nueva York. No voy a negar que yo disfruto bastante de esta película en un sentido de es tan mala que es buena, pero falla ya que se toma sí misma totalmente en serio, haciendo un poco el ridículo.

Los fanáticos del legendario monstruo de Toho no se encontraron felices con esta versión, las críticas fueron muy, muy negativas y la taquilla no fue lo que sus productores esperaban (no fue un fracaso, pero difícilmente podía ser considerado un hit). Esto acabó con los deseos de Sony de convertir el film en una franquicia, planes que habían quedado demostrados en el final de la película, donde veíamos a una bebe Godzilla naciendo de un huevo

De hecho, la película si tuvo una especie de continuación, una que de hecho era mucho más cercana al espíritu del Godzilla original. Godzilla: The Series fue una serie animada que se transmitía en Fox Kids a finales de los 90’s y que era protagonizada por esa criatura que nació al final de la película y que, reconociendo al Dr. Nick Tatopoulus como su madre, se enfrenta a una increíble cantidad de monstruos gigantes que atacan la tierra y a la invasión alienígena de los Leviathan (raza obviamente inspirada en los aliens de Godzilla: Destroy all monsters). Esta serie tuvo incluso un juego para Game Boy Color.


Pero aqui viene lo interesante. estaa versión gringa no le gustó ni siquiera a Toho, que quería desvincular a esta criatura por completo del nombre de su principal producto, así que gracias a que tenían los derechos sobre el personaje de acuerdo al contrato con Sony, la película de 2001, Godzilla, Mothra and King Ghidorah: Giant Monsters All-Out Attack lo convirtió parte del canón de Godzilla. Al comienzo de la película, las fuerzas de autodefensa de Japón se reúnen para discutir el ataque de un monstruo gigante a Nueva York y concluyen que no fue Godzilla sino otra criatura, una Iguana mutante que los Americanos confundieron con Godzilla.

Americanos estúpidos

El director de esta película, Shusuke Kaneko, dijo en una entrevista que no había sido capaz de terminar de ver la película gringa y se salió del cine enojado, ”Ese no es Godzilla, no tiene su espíritu”, dijo, agregando luego que parecía que ”Los americanos no estaban dispuestos a aceptar una criatura que no pudiera ser derrotada por su fuerza militar”. Así, el Godzilla gringo dejó de ser Godzilla.

Pero ahí no terminaron sus aventuras, ya que en el 2004, aparecería al lado del verdadero Godzilla y muchos otros Kaijus famosos de la saga en la genial Godzilla: Final Wars de Ryuhei Kitamura y se le pondría oficialmente el nombre de Zilla (porque le había quitado el “God” a “Godzilla”). Como curiosidad, es el único de los monstruos de la película que es completamente realizado por computador (todos los demás son trajes) y es derrotado muy, pero muy facilmente. Kitamura quería “humillar” un poco a la iguana mutante, dejando claro lo superior que era el Godzilla Japonés frente a ella.



Zilla también apareció en los dos primeros tomos del comic Godzilla: Rulers of The Earth publicado por IDW en 2013, en el que tiene un enfrentamiento bastante brutal con Godzilla en el que nuevamente es derrotada, pero logra huir con vida.


Según el trailer del nuevo Godzilla gringo, parece que quiere meterse dentro de la continuidad, presentándose como una nueva secuela de la Godzilla original de 1954, y ademas es la versión más grande del monstruo hasta la fecha. No se que tal vaya a resultar el film, espero lo mejor, pero lo que es cierto, es que no va a crear a un personaje tan curiosamente icónico como Zilla, nuestra vergonzosa iguana gigante.

Ughh, creo que me atoré