lunes, 26 de enero de 2015

[GamerFocus] El (re)inicio de los universos en el cómic

 
 
Ser fanático de los comics de DC antes de 1985 no era tarea fácil. Seguir las aventuras de Superman, Batman, Mujer Maravilla, Flash, Linterna Verde o cualquiera de los demás superhéroes de esa casa editorial podía resultar bastante complicado, pues cada personaje había tenido múltiples versiones desde su origen, sus poderes cambiaban sin explicación alguna (originalmente Superman no podía volar y en alguna ocasión podía lanzar arcoiris de sus manos) e incluso sus orígenes eran alterados (durante una temporada, La Mujer Maravilla dejó de ser una amazona para convertirse en artista marcial).

A comienzos de los años 60, varios escritores comenzaron a reconciliar todas estas diferencias mediante la idea de mundos paralelos, incluso comenzaron a hacer crossovers que permitían a varias versiones de un mismo personaje encontrarse en la misma aventura, como aquel famoso “Flash of Two worlds” del 61 protagonizada por Jay Garrick y Barry Allen, dos Flash de diferentes universos.

Pero en lugar de simplificar las cosas esto solo las complicó más, pues durante el siguiente par de décadas estos mundos paralelos se expandieron en un multiverso con una enorme cantidad de “Tierras” y posibilidades, pero que llenó a esta continuidad de contradicciones y complicaciones cada vez más difíciles de explicar. Esto podía convertirse en un problema económico para DC, pues estaban literalmente espantando a potenciales lectores que podían estar interesados en las aventuras de Batman o Flecha Verde, pero que al intentar leer una revista se encontraban con una historia complicada y confusa que para entender exigía recurrir a varias décadas de material; esta situación estaba beneficiando directamente a Marvel Comics, que en ese momento dominaba el mercado.

Entonces llegó la Crisis en las tierras infinitas.



.