lunes, 4 de julio de 2016

Warcraft - Una "mini-crítica"

Para comenzar debo decir que esta película me gustó. La disfruté bastante y estuve bastante entretenido viéndola.

Lastimosamente no puedo decir que sea una buena película.



Vamos primero por lo obvio: Warcraft luce espectacular. Todo en esta película luce estupendo desde los impresionantes escenarios (tanto los físicos como los creados por computadora) hasta las armaduras y vestuarios. Todo es increíblemente colorido y detallado y yo realmente me podría quedar bastante feliz solo apreciando la belleza de su arte. Por si fuera poco tiene algunos de los trabajos de CGI más grandiosos que he visto. Los Orcos son verdaderamente increíbles, probablemente los mejores trabajos de personajes animados por computadora que he visto.

Y básicamente eso es todo lo que me gustó de la película, eso y tal vez su musicalización, porque en todos los temas de guión, desarrollo y personajes es un desastre.

La trama sigue muy fielmente la del primer juego de Warcraft (Warcraft, no “World of Warcraft”) y... no es que no sea interesante o no se pueda adaptar bien, sino que en afán de crear y explicar su mitología terminan dedicando la gran mayoría de diálogos de los personajes a “explicar” su mundo dejando en segundo plano cualquier desarrollo y construcción de personajes. Por más interesante que sea el mundo que están creando este no se va a sostener si no lo habitan con seres que nos importen e interesen. Si no me creen, pregúntenle a Jupiter Ascending.

Lo peor de todo es que a pesar de toda esta exposición ese mundo sigue resultando una incógnita para la mayoría de espectadores y sus temas de Guardianes místicos, portales y demonios quedan envueltos en un desarrollo de “las cosas pasas porque pasan”. Es como ir a una fiesta donde no conoces a nadie y te sientes incómodo porque parece que te están dejando por fuera de la conversación. Es obvio que este mundo tiene una lógica interna, pero a pesar de todo lo que explican, seguimos sin tener claro cómo o por que funciona.

Y como dije los personajes carecen de carisma o desarrollo. Algunos de ellos sueltan una o dos frases sobre su trasfondo pero eso es todo, nunca se sienten reales o interesantes porque a la película simplemente no le interesa y trata de engañarnos “creando” relaciones de la nada sin que ninguna amistad o interés romántico se sienta siquiera creíble. Warcraft nos quiere hablar sobre la confianza (o mas precisamente la desconfianza) entre diferentes personas, razas o incluso grupos sociales y casi decirnos como esta es la verdadera causa de guerras y conflictos que no tendrían mas razón de ser, pero fracasa porque simplemente las motivaciones de los personajes carecen de fuerza al momento de demostrar el porque de las razones para desconfiar o creer en los demás. Hay dos personajes, el orco Durotan y la media-orco Garona que tienen el mayor potencial para hacer esta película interesante al ser los que más simpatía despiertan, pero a pesar de que parece que van a compartir protagonismo la historia los hecha a un lado para dar prioridad a los aburridos humanos, probablemente en favor de la fidelidad a la historia original del juego.


(Por cierto, ahora comprendo por que Paula Patton no pudo estar en Mission Impossible: Rogue Nation, estaba haciendo esta película. Eso también explica porque me sentía extrañamente atraído hacia una media-orco).


También supongo que es gracias a esta fidelidad que la película no opta por la ruta común de las historias de fantasía épica y terminó sorprendiéndome bastante con el destino de algunos personajes y la dirección que tomaron algunos elementos de la trama en su tercer acto. Es bastante interesante verla evitar caer en muchos clichés a causa de esto (mientras cae en otros sin vergüenza alguna).



Warcraft fue un fracaso absoluto en la taquilla norteamericana. Yo soy el primero en alegrarse de que una película mala no tenga un éxito que no merece, pero en este caso me entristeceria no ver secuelas ya que a pesar de que no sea buena su mundo me interesó lo suficiente y es tan visualmente bello que quiero ver más de él (se nota el talento de Duncan Jones, al menos en eso, ya que probablemente su fanboyismo por la franquicia lo cegó ante los problemas de la trama). Afortunadamente el increíble éxito de la película en China le sirva de tabla salvavidas y decidan hacer secuelas así sea enfocadas hacia el mercado asiático.

Y cómo van a hacer eso? No se. Les suena Pandaria?


2 comentarios:

Jlink dijo...

Es bueno saber que no soy el único que lo piensa. Para mi ha sido la peor película que he visto en el año, incluso por encima de Alicia a través del espejo. No hay punto dond eno esté de acuerdo con usted, el principal problema de la película es precisamente el hecho de que después de 2 horas uno sale sin saber nada, y eso nunca es bueno.

Cuack dijo...

O sea,otra vez Hollywood comete el error de hacer una película pensando en futuras secuelas,y se olvida de dar una historia que se cierre sobre si misma.
Olviden Star Wars(1977),o la primer Volver al Futuro como ejemplos.
Hablo de algo un poco más actual,como la primera Piratas del Caribe,que se sostiene sola sin necesidad de anunciar que va a tener continuacioes innecesarias.