martes, 3 de abril de 2012

2da Semana del Western: El lejano oriente viaja al salvaje oeste

Ya les conté la historia de como durante los 60’s – 70’s, el Western Americano se volvió tan popular en Italia, que ellos decidieron comenzar ahacer películas de ese género… pero sin embargo, no fue el único tipo de films cuya popularidad se expandió por fuera de las fronteras de su país de origen, hablo de las películas de Kung-Fu de Hong Kong.

 Especialmente las de este muchacho


Así nació uno de los subgéneros más divertidos y extraños del cine, el “East Meets West”. Películas de artes marciales con protagonistas del lejano oriente en ambientes occidentales demostrando su pericia y “extrañas costumbres” Entre estos, el viejo oeste, donde en realidad la presencia China no era tan extraña, pues miles de inmigrantes de este país fueron contratados en la construcción de ferrocarriles y en la industria minera (y casi siempre bajo circunstancias abusivas).


Ya fueran maestros del Kung-Fu Chinos o Honorables Samurái Japoneses, estos personajes eran capaces de enfrentar el poder de las armas de fuego solo con sus puños o espadas y su habilidad casi sobrenatural para saltar y patear, dejando casi siempre en ridículo a los cowboys, muchas veces racistas al extremo, que osaban enfrentárseles.


Il Mio nome è Shanghai Joe
Shanghai Joe

Un joven artista marcial (Chen Lee) llega al Oeste en busca de una vida tranquila trabajando en un rancho, pero debe enfrentarse al racismo de los Americanos y a los asesinos enviados por un rico hacendado que quiere vengarse de el por haber liberado a sus esclavos Mexicanos.



La superioridad del asiático sobre los americanos y de su arte marcial sobre el poder de la pólvora es el elemento más común de este sub-género y el principal tema de este film, que se reduce a los encuentros con los cowboys prejuiciosos y los asesinos, hasta que solo uno, al final, logra hacerle frente de igual a igual: Otro maestro Kung-Fu de su misma orden.

No es una gran película, pero si es divertida por la mezcla de géneros que maneja y por el inesperado cameo del gran Klaus Kinski como un asesino que corta la cabellera de sus victimas.


Là dove non batte il sole
El Karate, El Colt y el Impostor


Esta pequeña joya del Spaghetti Western no solo tiene detrás a un estudio Italiano… sino a los SHAW BROS también! Los Hermanos Shaw fueron el estudio de cine más importantes de Hong Kong durante esa época y los que hicieron las mejores y mas conocidas películas asiáticas de artes marciales. Buscando expandirse, hicieron alianzas con estudios occidentales, y de ahí salieron films como el de horror gótico The Seven Golden Vampires con la Hammer en UK o este en Italía/España de 1974, donde pusieron a su estrella Lo-Lieh a co-protagonizar con uno de los nombres mas fuertes del cine de vaqueros: Lee Van Cleef (Sabata, El Bueno, El Malo y el Feo).

La trama sigue a Ho-Chiang, que viaja a America desde China a buscar la enorme cantidad de dinero que si tio dejó al morir. Alli se une a Dakota, un forajido que tambien buscaba el mismo tesoro para encontrarlo. El giro? Las pistas de su ubicación se encuentran tatuadas en las nalgas de las cuatro amantes de su tio, y un vaquero predicador loco también los esta buscando.



Personajes divertidos, tiroteos, batallas de artes marciales y muchas risas en esta película sobre dos inusuales amigos. Muy recomendada.


Soleil Rouge
Sol Rojo


Esta producción Francesa es una muestra de verdadero talento internacional: Protagonizada por un Americano (Charles Bronson de The Seven Magnificent y Death Wish), un Japonés (Toshiro Mifune de Rashomon, Yojimbo), un Francés (Alain Delon, Le Tulipe Noir), una Sueca (Ursula Andress, la chica Bond de Dr. No), dirigida por un Británico (Terence Young, veterano de los films de 007) y filmada en España.

Esta obra de arte nos cuenta la historia de Link Stuart, líder de una banda de pistoleros que asaltan el tren en que viaja el embajador de Japón y se llevan junto con el dinero, una valiosa katana enviada como regalo al presidente de Estados Unidos. Link es dejado atrás por su pandilla y es obligado por el Embajador a ayudar a su guardaespaldas Samurái, Kuroda, a recuperarlo, o morir bajo su espada.



La amistad y el honor son los temas principales de este Spaghetti Western (esperen! Si la película es francesa y no Italiana, sigue siendo “Spaghetti” Western? no sería un "Croissant Western"?) que TIENEN que ver, en serio, no importa si es poruqe les llama la combinación de un vaquero y un samurái en una película seria, o porque quieren ver a Bronson y a Mifune en el mismo film, o porque la Andress estaba muy buena. Es tremenda película que tienen que ver.



Ahora, si lo que ustedes quieren ver son Asiáticos jugando a los vaqueros, también tenemos de esos.

1 comentario:

La Nathis dijo...

Muy buenas películas, sobre todo las últimas dos mencionadas, en "Donde nunca brilla el Sol" (Mucho Rofl ese nombre), me agradó mucho el personaje de Lee Van Cleef, más humorístico que otros que le he visto en el género.

Algo que me gustaría ver sería el pistolero peleando al estilo kung fu o con katanas o algún arma así, contra el asiático. La historia rebuscada que saldría, explicando cómo el hombre occidental aprendió esas técnicas sería divertida.