jueves, 11 de abril de 2013

Gangsters, mafiosos, triadas, yakuzas y narconovelas

Tal vez estén cansados de este tema y la incesable cháchara que se ha dado al respecto en los medios de comunicación, pero por favor, déjenme expresar mi opinión al respecto y llevarla por un lado diferente, aunque al principio parezca más de lo mismo, OK? Gracias.


En las últimas semanas se ha desatado en Colombia una controversia por la presentación en televisión de una telenovela sobre las vidas de los hermanos Castaño, unos de los criminales más terribles de los últimos años, despertando, por enésima vez, el debate sobre la “apología al delito” en los medios de entretenimiento, dado que la moda de programas sobre narcotráfico, prostitución y crimen, iniciada con “Sin Tetas no hay Paraiso”, no ha terminado; “El Capo”, “El Cartel de los Sapos”, “La Reina del Sur”, “Las Muñecas de la mafia”, “Escobar: El Patron del mal” y ahora “Los Tres Caínes” (solo por comentar los ejemplos en la televisión, pues el cine tiene su buena cuota también) son solo algunas de estas, sumamente exitosas, pero objetivo de la crítica que, con estudios en que apoyarse, asegura que está convirtiendo a los criminales en héroes y modelos a seguir para las nuevas generaciones y por siempre contar las historias desde el punto de vista de los victimarios, más nunca de las víctimas.

Exitoso empresario

Que opino yo al respecto? la verdad, nada. No puedo opinar ya que no me he visto ninguna de estas telenovelas, ni siquiera un capítulo. Como mucho puedo decir que si creo que hay saturación de esta temática, pero sobre su calidad técnica, trama, fidelidad histórica y sobre si la acusación de apología del delito tiene bases, debo quedarme callado. Lo cuál es triste en realidad, porque a mi me ENCANTAN las historias de Crimen (específicamente del Crimen Organizado). Desde niño he estado viendo películas sobre gangsters, mafiosos, asesinos, sicarios y toda clase de malhechores. Algunas veces sus protagonistas son “criminales con corazón de oro”, hombres que hacen el mal, pero solo a aquellos que lo merecen, o que en el fondo son buenos chicos, o que hacen lo que hacen porque el destino los ha forzado a hacerlo... otras veces son solo unos malnacidos irredimibles con una historia entretenida (y afortunadamente hasta la fecha, esto nunca me antojado de pertenecer al mundo).

Basta con mirar The Godfather (“El Padrino”), basada en el libro de Mario Puzo, que es considerada ampliamente como la mejor película de todos los tiempos. En ella Don Vitto Corleone es un poderosísimo Capo Mafioso, que controla el contrabando, las apuestas ilegales, la prostitución y la extorsión en gran parte de Nueva York... pero como quiere mucho a su familia, trata bien a su esposa, es educado, hace favores a sus amigos y no lo vemos hacer nada malo personalmente (al menos no en la primera película) es considerado como un buen tipo y uno de los grandes personajes del cine. Por otro lado tenemos a Tony Montana en Scarface (la de Brian DePalma), al cuál Al Pacino interpreta como un verdadero monstruo que a base de muerte, crueldad, traición asciende por la escalera criminal de Miami hasta convertirse en la cabeza de su propia organización criminal. Desde entonces, desde grandes obras de arte como Pulp Fiction hasta basura entretenida como la saga The Fast and The Furious (No la ataco al decirle basura, a mi me gusta) siguen contándonos la historia de aquellos que viven del lado “del mal” y nosotros las adoramos por ello. Yo creo que esto esta bien. La gracia del cine, la literatura, la televisión no tiene por que limitarse a la historia de contar sus cuentos. Así como historias donde los buenos triunfan y son felices también tenemos historias donde la tragedia los toca a todos o donde los malos se salen con la suya o incluso enaltecerlos.

Son unos buenos muchachos

Al cine de acción oriental si que le encanta hacer esto. Desde que John Woo comenzó a hacer filmes policiacos, todas las fuerzas del orden y de las triadas de Hong Kong tienen puntería, fuerza y agilidad sobrehumanas, todos saben Kung-Fu y demas artes marciales como los más expertos luchadores del universo, y esto me encanta. A A Better Tomorrow, sobre un mafioso que intenta reformarse tras su paso por la cárcel, pero el destino se lo impide, se ha convertido en la piedra angular estilística del cine de acción, mientras en Japón, cineastas como Takashi Miike y Kinji Fukusaku crearon una mitología propia para los Yakuza de honor y violencia exagerada en filmes como Tokio Mafia: Yakuza Wars o Graveyard of Honor. Corea del Sur no se quedó atrás, y cada año saca decenas de films de acción muy estilizados, muchos de ellos también contados desde el punto de vista de los villanos (pero hey, como siempre se enfrentan a villanos más malos que ellos, están bien, cierto?). Por mencionar alguna, me quedo con A Bittersweet Life.

Who need to be good whe yo look this good

Estos films DEFINITIVAMENTE parece una apología al delito. La mafia siempre es poderosa, rica, sus miembros son en su mayoría atractivos y hábiles, pero como contrapeso, hay un país que se está caracterizando por hacer películas de gangsters en los que se ridiculiza a estos: Inglaterra. Gracias Guy Ritchie y sus geniales Lock, Stock and two Smoking Barrels y Snatch (y su buena-aunque-no-tan-genial Rocknrolla) nos imaginamos a los criminales británicos como un grupo de imbéciles sin educación que manejan pistolas, por lo general el “capo” y su lugarteniente son los únicos inteligentes pero terminan cayendo por causa de la estupidez de los que están bajo ellos.

Sin embargo, hay películas que si se han esforzado en mostrar al bajo mundo como algo brutal, crudo y desagradable, como un mundo del que es imposible salir; películas como la Italiana Gomorra (basada en un libro que le valió al autor su hogar en Italia, de la que debió huir debido a amenazas), la brasileña Tropa de Elite (aunque esta es principalmente contada desde el punto de vista de la policía) e incluso la Colombiana Perro come Perro (que esta en mi Top 10 de Cine Colombiano.

Gomorra: Lo "glamouroso" que es el bajo mundo.

La mayoría de las películas mencionadas son consideradas como éxitos de taquilla y crítica, y es un fenómeno que también se ve en la televisión internacional, con series como Boardwalk Empire o The Sopranos, entonces, por qué es tan diferente para la televisión nacional? Tal vez sea que estamos en una época sensible. Aunque los años de los grandes capos del narcotráfico y los paramilitares han quedado atras (bueno, más o menos), las heridas aún están abiertas y sus atrocidades aún están frescas en las memorias de sus miles de víctimas (pero también es verdad que en USA grandes capos como pudieron ser Al Capone o más recientemente John Gotti están mitificados a la altura de estrellas de rock). Pero peor la tienen en México, ya que está próxima a comenzar El Señor de los Cielos en Telemundo, una “narconovela” basada en la vida de Amado Carrillo Fuentes, uno de los más poderosos capos de la droga de ese país y aunque murió en 1997 (para algunos, sigue vivo) la violencia que generó aún sigue causando víctimas.

Por mi parte confieso que, como me gusta tanto el género, me hubiera gustado ver estas “narconovelas” hubieran tenido otro formato, como de serie semanal, pero cada día un episodio de una hora? no, gracias.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

RENFIELD:

Te entiendo Laguna, pero una cosa es Boardwalk Empire q habla de sucesos q pasarón hace decadas,pero aca estamso con las heridas abiertas,yo laboro como psicólogo en una empresa de seguridad y cuando vez como esta gran parte del país ,mas alla de las capitales, uno entiende que no se puede tener a todo mundo tranquilo, cuando la muerte en manos de estos grupos es algo diario.

Gensen Ponce dijo...

Hombre, caray, que te puedo decir, al menos el extraño circulo de gente que conozco (y eso incluye a los "normales"), vecinos, personas con las que solo he hablado una vez en la vida y todo eso estan extaciados (como sea que se escriba, me gana el sueño) con estas series televisivas de la vida de los narcotraficantes.

Pero vamos, que te puedo decir de una tierra como México que tiene a sientos de "capos" mitificados, otros que son Santos (Jesús Malverde) y así, muchos los prefieren que a la policia... pero que podemos hacer contra la imagen que los U.S.A. quieren que tengan sus pequeños "titeres".~

Buena entrada Sir.

Gabo dijo...

Creo que el tema da para mucho, fijate que esta idea de las mafias o lo ilegal se llevó también a los video juegos (GTA, Yakuza, Sleeping Dogs, etc), os ea que es una temática más bien bastante abarcativa. Sinceramente no creo que por ver o jugar este tipo de contenidos, tu mente se descarrile hacia el lado delictivo, en mi caso he jugado a todos los GTAs y nunca se me dió por robarme un auto o ir corriendo de un teléfono público a otro para seguir instrucciones... Creo que está en cada uno el hecho de actuar bien o mal.
Muy buen post, solo que no estoy de acuerdo con lo que escribiste de Montana. Acordate que él perdía todo por no querer matar a la familia del que era su blanco, lo cual demuestra que sí tenía corazón y ciertos códigos...

Mariel R.a dijo...

extrañamente todas esas telenovelas colombianas, estan prohibidas en venezuela, por el mismo motivo.. aunque aqui no se dio un debate, solo se prohibio y ya...